5 motivos para pedalear en Barcelona

6 de noviembre de 2019

Fotografía de Jarkko Mänty en Pixabay

Hace tiempo que no recordamos las ventajas de circular en bicicleta por la ciudad, ¿serà porque nosotros ya lo hemos integrado en nuestro día a día? 

Aquí tienes 5 razones que te ayudarán a sumarte al movimiento del pedaleo.

Disfruta del aire puro sin contaminarlo

Estamos llegando a un punto de no retorno en cuanto a cambio climático. La bicicleta es una forma de combatir este hecho que además nos permite disfrutar de este aire limpio.

Muévete rápidamente de un punto a otro de la ciudad

La bicicleta es uno de los transportes más rápidos cuando hablamos de distancias cortas, si no nos crees te retamos a que hagas la prueba. Mañana en lugar de sumarte al atasco de coches matinal, ve al trabajo en bicicleta. 

Circula de forma segura

La bicicleta es un transporte seguro, sobre todo, después de la ampliación del carril bici en Barcelona. Aún así, recuerda que no estás circulando sol@, para mantener esta seguridad es importante seguir la señalización, hacerte visible y respetar a las demás personas que circulan por la vía pública.

No malgastes tu dinero en gasolina

Tú eres el combustible de tu bicicleta y una dieta saludable seguro que te saldrá más barata que la gasolina de tu coche o moto.

Ahórrate el gimnasio

Y siguiendo con el ahorro, utilizando la bicicleta a diario no necesitarás volverte loc@ buscando tiempo para ir al gimnasio, harás ejercicio cada día.

¡Descubre por ti mism@los beneficios de la bicicleta empezando a pedalear hoy mismo!

¿La mejor manera para superar esta ola de frío? Pedaleando tu bici por Barcelona

17 de enero de 2017

Desde la semana pasada los servicios de meteorología llevan anunciando la gran ola de frío que estamos viviendo estos días. No te asustes y coge tu bicicleta, en pocos minutos notarás el calorcito en el cuerpo.

Fotografía de Clem Onojeghuo

El frío suele ser la mejor excusa para amodorrarse bajo las mantas del sofá, pero este lujo no se puede llevar a cabo los días laborales, así que nos tenemos que apañar para reactivar el cuerpo y ganar calor.

El deporte es la clave para conseguir esto. Si por las mañanas, en lugar de andar hasta el metro y espachurrarnos entre la gente o ir hasta el garaje para montarnos en el coche helado (o, peor aún, coger la moto para sufrir una congelación lenta mientras le damos impotentes al gas), si en lugar de todo esto cogemos la bicicleta, seguro que empezamos el día mejor.

La bicicleta nos da vida. Arrancaremos algo fríos (aunque en la misma puerta de casa), pero en pocas pedaleadas necesitaremos desabrocharnos el abrigo. Poco a poco, disfrutaremos del airecito que tanto molesta a los demás y para cuando lleguemos al trabajo estaremos frescos y despejados, con nuestros músculos y articulaciones activos y fuertes para aguantar lo que nos venga.