Algunos consejos para seguir pedaleando en Barcelona contra el frío

November 2nd, 2018

Esta última semana, en Barcelona y Catalunya, las temperaturas han bajado de sopetón y con este descenso también han llegado las lluvias. Pero este no debe ser un motivo para dejar de pedalear en la ciudad.

Fotografía de Mabel Amber

En Barcelona, como ciudad mediterránea, gozamos de unas temperaturas excepcionales que nos permiten pedalear sin problemas y si no, preguntar a nuestros vecinos del norte de Europa, dónde ni la nieve los para.

Por ese motivo, no debemos dejar de pedalear en los días de más baja temperatura, ya que, además, el movimiento y el deporte que hacemos montados en bicicleta nos devolverá el calorcito que tanto añoramos. Es por esto, que nuestro primer consejo es que te vistas con diferentes capas, como si fueras una cebolla, porque a medida que vayas ganando calor tu cuerpo irá pidiendo que te deshagas de algunas de estas capas.

Segundo consejo, prepárate para que la lluvia no te pille de improvisto. Ropa impermeable (incluidos los pantalones) y calzado también adecuado.

Tercer consejo, algo que debes tener siempre en cuenta, llueva, nieve o haga un sol espléndido: ten tu bicicleta a punto. Cadena limpia y engrasada, ruedas infladas (pueden estar un poco bajas de presión cuando llueve para conseguir una mayor adherencia, pero no demasiado o sufrirás un pinchazo), luces delanteras y traseras. Además, es interesante usar un parafango, ya que si llueve llegaremos mucho más decentes al trabajo.

Si seguimos estos consejos y vamos con cuidado, ¡incluso disfrutaremos de los días de lluvia y frío!

Para l@s que siguen pedaleado bajo la lluvia en Barcelona

9 de octubre de 2018

El otoño se presenta lluvioso en la ciudad, pero para l@s que nos encanta ir en bicicleta, esto es un reto sin importancia, porque, al final, la lluvia limpia y purifica la ciudad. ¿Qué más podemos pedir aquell@s a l@s que nos gusta respirar aire limpio?

Photo by ORNELLA BINNI on Unsplash

Querid@s ciclistas de Barcelona,

El post de hoy es para daros las gracias por seguir pedaleando en estos días de lluvia en Barcelona. Por entender la importancia de este fenómeno meteorológico en la ciudad. Por mantener la calma y la paciencia con el resto de conductores/as. Y por mostraros atent@s a la seguridad, que estos días es de máxima importancia.

La lluvia en Barcelona no es el pan de cada día, por eso, en los días laborables, cuando el tránsito en la ciudad es muy elevado, esta puede ser un estorbo por eso debemos mantener el pensamiento de que el agua de la lluvia limpia y purifica el ambiente porque arrastra las partículas nocivas. Y para l@s que respiramos diariamente el aire de la ciudad esto es clave.

Además, si contamos con el equipo adecuando (nada del otro mundo) y bien alerta, la lluvia no será un impedimento para dejar de pedalear.

Ropa impermeable, un calzado que aguante bien la lluvia y todos los elementos que te hagan más visible, sobre todo para los vehículos a motor: reflectantes en la ropa, las luces de adelante y a atrás de la bici.  Un guardabarros en la parte trasera de la bici también nos ahorrara llegar con la espalda llena de suciedad.

Pon tu bicicleta a punto, afloja un poco la presión de las ruedas para mejorar la adhesión a la calzada (no te pases, o correrás el peligro de un pinchazo) y comprueba que los dibujos están bien marcados. También es importante mantener la cadena limpia y lubricada. Y, sobre todo, (con lluvia o sin lluvia) comprueba que tus frenos responden rápido.

Los días de lluvia son los claves para demostrar nuestras habilidades con la bicicleta. Hablamos de reforzar tu concentración en la carretera. Frenar antes de una curva y tomarla lentamente; dejar una distancia de seguridad con los demás vehículos; evitar los charcos, las señalizaciones pintadas en la carretera y las marcas multicolor que aparecen en la calzada (son aceite de los coches).

Con estos consejitos, lo único que nos queda repetir de nuevo es: gracias por seguir pedaleando.

 

Que la rutina no te pare, pedalea también en octubre

1 de octubre de 2018

Fotografía de Pexels

Octubre ya está aquí, y con él se van marchando los últimos vestigios del verano. Pero que eso no te desanime, Barcelona se deja pedalear también en otoño.

Para nosotros la vuelta a la rutina es una oportunidad. Una oportunidad para llevar a cabo todos aquellos buenos propósitos que formulamos inspirados por la calma y el buen rollo de las vacaciones. Y ¿un buen propósito que seguro sería genial para todo el mundo? ir más en bicicleta.

En tu día a día, la bicicleta puede ser un elemento clave para mejorar tu movilidad y la de todos en la ciudad, mejorando tu estado de salud físico y mental.

Pero no sólo es interesante utilizar la bicicleta durante tu día a día para ir al trabajo, a comprar, recados, etc. También es interesante que te plantees utilizarla durante el fin de semana. Las vacaciones no tienen porque acabar ahora, puedes montar salidas familiares, con los amigos o sol@s por lugares cercanos. Porque, muchas veces, dejamos para más adelante el conocer aquellos sitios que nos son más cercanos, cuando estos pueden ser tan increíbles como muchos otros destinos exóticos para los que ahorramos todo el año.

Así que ya sabes, este otoño apunta entre tus retos el practicar algo más de turismo local con tu bicicleta. ¡Seguro que en Barcelona aún te quedan muchas joyas por descubrir.

Ven a pasearte por las playas de Barcelona, un lugar de descanso también en noviembre y diciembre

28 de noviembre de 2017

Fotografía de Shahariar Lenin

Es normal que en estas fechas relacionemos las rutas en bicicleta con bosques y montañas. Pero a nosotros nos encanta recordar que en noviembre y diciembre las playas, mucho menos transitadas que en verano, son una perfecta opción para pasearnos en bicicleta y encontrar un poco de calma.

Barcelona, como nos gusta recordar, es una ciudad de mar y montaña. Con un simple paseo en bicicleta te puedes desplazar fácilmente desde Montjuïc -y sus espectaculares vistas- hasta la playa.

¿Por qué no hacerlo también en invierno?

Si durante el verano las playas de Barcelona son el punto de encuentro de millones de turistas que visitan la ciudad, en los meses de noviembre y diciembre este ajetreo se convierte en calma y tranquilidad para los que se atreven a acercarse. Paralelo al paseo marítimo hay el carril bici que recorre todas las playas de la ciudad, lo que lo convierte en la vía perfecta para disfrutar del paisaje y la brisa marina. Podemos pedalear durante largo rato hasta que nos decidamos parar a descansar. Entonces, podemos tumbarnos un rato en la arena -eso sí, recuerda llevarte algo de abrigo- y centrarnos en el sonido del oleaje para sentirnos mejor.

¿No os apetece una experiencia como esta? Para nosotros que estamos muy cerquita de las playas, es lo mejor que puedes hacer para relajarte y desconectar del ritmo frenético de estos días.

Nos encanta ir en bicicleta por Barcelona

27 de septiembre de 2017en-bici-per-la-ciutat

El cambio de estación nos ha hecho reflexionar, porqué nos gusta tanto ir en bicicleta por Barcelona y aquí tenéis algunos de los motivos

Cualquier época es buena

El verano nos encanta. El turismo, las vacaciones, los paseos por la playa, el tapeo… En otoño se acaba el sudor, la montaña está preciosa y volvemos a empezar con las energías renovadas. Invierno, las vacaciones de Navidad, las escapaditas con la bici, la oportunidad de conocer lugares cercanos, las comidas calientes después de un buen día pedaleando… Y otra vez la vuelta a la primavera, a descubrir parques y senderos que están floreciendo, con el aire perfumado que nos llena los pulmones mientras hacemos ejercicio.

Mejoramos el buen rollo de nuestra ciudad

Marcarnos retos físicos, aunque sean tan sencillos como ir al trabajo en bici, mejora nuestra creatividad y producción a la hora de trabajar, “mens sana in corpore sano”. ¿Cómo no nos vamos a sentir mejor con nosotros mismos y con los demás, después de este crecimiento personal?

Mejoramos el medio ambiente en Barcelona

Por cada persona que se suma al pedaleo, un tubo de escape menos.

Si aún no te has decidido a pedalear por Barcelona, pruébalo, ¡no lo podrás dejar! 😊

 

Consejos para disfrutar de los días de lluvia con nuestra bicicleta resumidos en 3 puntos esenciales

bicicleta lluviaCon la llegada del otoño aumentan las lluvias, pero esto no debe ser una excusa para abandonar nuestra bicicleta en casa. Aquí van algunos consejos de seguridad para evitar accidentes y disfrutar también de la lluvia:

1. Equipamiento adecuado:

Empezando por tu ropa, ten a mano siempre un impermeable grueso,  si llevas una mochila, que sea suficientemente ancho para para cubrirla (también hay pantalones que puedes colocarte encima de los que llevas puestos; siempre es importante mantenerse seco para no llegar al destino con un resfriado.

Los pies también son importantes. ¡Que tu calzado aguante la lluvia sin problemas!

Además de impermeables, que tus prendas sean visibles. Recuerda que dentro de un coche a veces la visión es dificultosa. Procura que las luces de tu bicicleta funcionen correctamente, aunque sea de día y tú tengas visibilidad, ayuda a que los demás también te vean. Equipa tu bicicleta con un guardabarros delantero para mejorar tu visibilidad y uno trasero para que, por ejemplo, no lleguemos al trabajo con la espalda llena de barro.

2. Pon tu bicicleta a punto:

Puedes ayudar a una mejor adhesión a la calzada aflojando un poco la presión de las ruedas (¡Muy poco! Que sino correrás el peligro de pinchar) y comprueba que los dibujos estén bien marcados. Mantén la cadena limpia y bien lubricada y comprueba que tus frenos responden rápido.

3. Refuerza tu concentración en la carretera:

Acentúa la atención en las precauciones habituales: frenar antes de una curva y tomarla lentamente; dejar una distancia de seguridad con los demás vehículos.

Además, debes tomar otras de nuevas: evita los charcos y los bordes de la calzada (suele acumularse más agua); vigila con las señalizaciones pintadas de la carretera, en especial los pasos de cebra, y las marcas multicolor de la calzada, que son aceite de los coches, es fácil que nos hagan resbalar.

También es mejor evitar horas con menos visibilidad, cómo la salida y la puesta del sol, además de la noche.

Si sigues estos consejos podrás disfrutar de tu trayecto lluvioso y llegar a tu destino seco y calentito.