Las 5 ventajas de ir en bicicleta en otoño

25 de septiembre de 2019

Ha llegado el otoño y aunque en Barcelona el calorcito parece que se resiste a marcharse, en breves esperamos unas temperaturas más que agradables para pedalear. Aun así, también es posible que tengamos que tener en cuenta algunas medidas.

Fotografía de Pexels en Pixabay

Septiembre llega a su fin dejando paso al otoño, una época perfecta para pedalear. Si no nos crees aquí tienes algunos de los motivos:

  1. Una temperatura agradable, sin sofocos ni demasiado frío.
  2. Paisajes con una gran variedad de color
  3. Bosques que nos despejan las vistas con la caída de las hojas.
  4. Gran número de actividades y festivos que nos permiten fin de semanas largos para descubrir lugares próximos.
  5. Época de lluvias -obviamente sin tener en cuenta catástrofes medioambientales como las que hemos vivido estos últimos días- que purifican y limpian el aire de la ciudad.

Vale, sabemos que esta última ventaja puede ser un inconveniente si nos pilla pedaleando desprevenidos. Así que para que no deje de ser bienvenida, lo único que debemos hacer es irnos de casa siempre bien equipados, con ropa cómoda e impermeable y con la bicicleta puesta a punto y bien visible para evitar cualquier tipo de inconveniente.

¡Disfruta del otoño en bicicleta! Nosotros seguro que lo haremos por Barcelona 😉

Los ciclistas amamos la lluvia

14 de marzo de 2019

En Barcelona estamos viviendo unos días idílicos, con temperaturas primaverales que nos permiten los más largos y agradables paseos en bicicleta. Pero los ciclistas que realmente respetamos a nuestra ciudad y nuestra natura, no podemos olvidar la importancia de la lluvia.

Fotografía de Sourabh Yadav en pixabay.com

El cambio climático está afectando a nuestro invierno y como amantes de la bicicleta, un transporte completamente limpio y natural, sabemos que este ambiente primaveral por muy agradable que sea es una consecuencia de la contaminación. Por eso, estamos esperando la lluvia con ganas.

La lluvia es reparadora, sobre todo en las ciudades dónde suele haber una mayor concentración de partículas contaminantes y para nosotr@s esta es la mejor excusa para seguir la expresión: ‘al mal tiempo, buena cara’. Simplemente, nos mantenemos atentos a la actualidad meteorológica, nos calzamos bien, nos impermeabilizamos de arriba abajo antes de salir y seguimos los consejos básicos para pedalear bajo la lluvia.

Con estas premisas, nosotr@s pedaleamos incansables disfrutando de la lluvia en Barcelona.

Algunos consejos para seguir pedaleando en Barcelona contra el frío

November 2nd, 2018

Esta última semana, en Barcelona y Catalunya, las temperaturas han bajado de sopetón y con este descenso también han llegado las lluvias. Pero este no debe ser un motivo para dejar de pedalear en la ciudad.

Fotografía de Mabel Amber

En Barcelona, como ciudad mediterránea, gozamos de unas temperaturas excepcionales que nos permiten pedalear sin problemas y si no, preguntar a nuestros vecinos del norte de Europa, dónde ni la nieve los para.

Por ese motivo, no debemos dejar de pedalear en los días de más baja temperatura, ya que, además, el movimiento y el deporte que hacemos montados en bicicleta nos devolverá el calorcito que tanto añoramos. Es por esto, que nuestro primer consejo es que te vistas con diferentes capas, como si fueras una cebolla, porque a medida que vayas ganando calor tu cuerpo irá pidiendo que te deshagas de algunas de estas capas.

Segundo consejo, prepárate para que la lluvia no te pille de improvisto. Ropa impermeable (incluidos los pantalones) y calzado también adecuado.

Tercer consejo, algo que debes tener siempre en cuenta, llueva, nieve o haga un sol espléndido: ten tu bicicleta a punto. Cadena limpia y engrasada, ruedas infladas (pueden estar un poco bajas de presión cuando llueve para conseguir una mayor adherencia, pero no demasiado o sufrirás un pinchazo), luces delanteras y traseras. Además, es interesante usar un parafango, ya que si llueve llegaremos mucho más decentes al trabajo.

Si seguimos estos consejos y vamos con cuidado, ¡incluso disfrutaremos de los días de lluvia y frío!

Para l@s que siguen pedaleado bajo la lluvia en Barcelona

9 de octubre de 2018

El otoño se presenta lluvioso en la ciudad, pero para l@s que nos encanta ir en bicicleta, esto es un reto sin importancia, porque, al final, la lluvia limpia y purifica la ciudad. ¿Qué más podemos pedir aquell@s a l@s que nos gusta respirar aire limpio?

Photo by ORNELLA BINNI on Unsplash

Querid@s ciclistas de Barcelona,

El post de hoy es para daros las gracias por seguir pedaleando en estos días de lluvia en Barcelona. Por entender la importancia de este fenómeno meteorológico en la ciudad. Por mantener la calma y la paciencia con el resto de conductores/as. Y por mostraros atent@s a la seguridad, que estos días es de máxima importancia.

La lluvia en Barcelona no es el pan de cada día, por eso, en los días laborables, cuando el tránsito en la ciudad es muy elevado, esta puede ser un estorbo por eso debemos mantener el pensamiento de que el agua de la lluvia limpia y purifica el ambiente porque arrastra las partículas nocivas. Y para l@s que respiramos diariamente el aire de la ciudad esto es clave.

Además, si contamos con el equipo adecuando (nada del otro mundo) y bien alerta, la lluvia no será un impedimento para dejar de pedalear.

Ropa impermeable, un calzado que aguante bien la lluvia y todos los elementos que te hagan más visible, sobre todo para los vehículos a motor: reflectantes en la ropa, las luces de adelante y a atrás de la bici.  Un guardabarros en la parte trasera de la bici también nos ahorrara llegar con la espalda llena de suciedad.

Pon tu bicicleta a punto, afloja un poco la presión de las ruedas para mejorar la adhesión a la calzada (no te pases, o correrás el peligro de un pinchazo) y comprueba que los dibujos están bien marcados. También es importante mantener la cadena limpia y lubricada. Y, sobre todo, (con lluvia o sin lluvia) comprueba que tus frenos responden rápido.

Los días de lluvia son los claves para demostrar nuestras habilidades con la bicicleta. Hablamos de reforzar tu concentración en la carretera. Frenar antes de una curva y tomarla lentamente; dejar una distancia de seguridad con los demás vehículos; evitar los charcos, las señalizaciones pintadas en la carretera y las marcas multicolor que aparecen en la calzada (son aceite de los coches).

Con estos consejitos, lo único que nos queda repetir de nuevo es: gracias por seguir pedaleando.

 

Pedaleando contra el frío en Barcelona

20 de marzo de 2018

Fotografía de Mabel Amber

La llegada de la primavera llega también con una buena oleada de frío y además algo de nieve. Aquí te contamos como apañártelas.

Hoy la típica conversación sobre el tiempo cobra sentido. Ya desde el inicio de la semana se ha notado un descenso en las temperaturas y este martes ha venido acompañado por la alerta de nieve en cotas muy bajas.

Eso no quiere decir que debas abandonar tu bicicleta en casa si suele ser tu medio de transporte por la ciudad. Con el equipo correcto, la bicicleta te va a ayudar a mantener el calor corporal.

Cuando te vistas, utiliza el truco de la cebolla colocándote varias capas de ropa. Empezarás a pedalear calentito y a medida que vayas cogiendo más calor, podrás ir deshaciéndote de varias capas. Utiliza una braga de cuello para protegerte también la cara, el aire es bastante fresquito.

Es importante llevar prendas impermeables, no sólo para proteger el torso sino también las piernas. Aunque no llueva o nieve, si las calles están sucias de barro, evitarás que te salpique a la ropa de trabajo.

Por último, comprueba que tu bici está en buen estado. Nunca está de más una revisión profesional. Pero sobre todo asegúrate de que la cadena está limpia y lubricada, que los frenos funcionan bien y que las ruedas no están desinfladas, podrías sufrir un pinchazo.

Con estos consejos podrás llegar hasta donde te propongas, y evitarás los atascos típicos de estos días cuando todo el mundo coge el coche…

A los que vamos en bicicleta por Barcelona, nos encanta la lluvia

13 de febrero de 2018

Fotografía de Di Zhang

Hay muchos motivos por los que utilizar la bicicleta como transporte habitual, pero uno de los más importantes es la reducción de la contaminación y ¿Cuál es el otro elemento que ayuda muchísimo a limpiar la ciudad? La lluvia.

Si normalmente te mueves con bicicleta por Barcelona, es posible que cuando te levantes por la mañana y veas que llueve te sientas un poco fastidiado. Por eso te proponemos que te concentres en la siguiente idea: la lluvia es un factor imprescindible para reducir la contaminación en la ciudad, así que no la veas como tu enemiga, sino como tu aliada.

El agua de la lluvia limpia y purifica el ambiente porque arrastra las partículas nocivas. Y para los que respiramos diariamente el aire de la ciudad esto es clave.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe WHO, GBoD 2016 estima que “3 millones de muertes al año están relacionadas con la exposición a la contaminación de aire de exteriores”. Una exposición elevada a altas cifras de contaminación puede provocar: incremento de las alergias entre la población; desarrollo de enfermedades cardíacas; patologías respiratorias; etc.

Así que aprovecha cada día de lluvia vistiéndote con el equipo adecuado para ir en bicicleta con lluvia, y disfruta de este fenómeno tan necesario para la vida.

Por fin se acercan las lluvias a Barcelona ¿estás preparado para seguir pedaleando?

17 de octubre de 2017

Estos meses de otoño no están siendo tan lluviosos como de costumbre y, aunque algunos seguro que aprecian la comodidad que esto comporta a la hora de ir en bicicleta, debemos ser conscientes de la importancia de la lluvia en la ciudad.

Fotografía de Liv Bruce

La lluvia es un elemento imprescindible para la vida y en concreto, en la ciudad, es un elemento clave para la limpieza de la contaminación que se acumula. Si eres una persona que pedalea a diario por las calles de Barcelona, es muy importante para tu salud el hecho de respirar un ambiente más limpio. Así que, cuando lleguen las lluvias de otoño lo mejor que podemos hacer es esperarlas con ganas y preparad@s.

Recuerda llevar el equipamiento adecuado, ropa impermeable, un calzado que aguante bien la lluvia y todos los elementos que te hagan más visible, sobre todo para los vehículos a motor: reflectantes en la ropa, las luces de adelante y a atrás de la bici.  Un guardabarros en la parte trasera de la bici también nos ahorrara llegar con la espalda llena de suciedad.

Pon tu bicicleta a punto, afloja un poco la presión de las ruedas para mejorar la adhesión a la calzada (no te pases, o correrás el peligro de un pinchazo) y comprueba que los dibujos están bien marcados. También es importante mantener la cadena limpia y lubricada. Y, sobre todo, (con lluvia o sin lluvia) comprueba que tus frenos responden rápido.

Los días de lluvia son los claves para demostrar nuestras habilidades con la bicicleta. Hablamos de reforzar tu concentración en la carretera. Frenar antes de una curva y tomarla lentamente; dejar una distancia de seguridad con los demás vehículos; evitar los charcos, las señalizaciones pintadas en la carretera y las marcas multicolor que aparecen en la calzada (son aceite de los coches).

Con estas precauciones llegarás seco y feliz a tu destino 😉

Que no os pare la lluvia en Barcelona, sigue pedaleando con nuestros consejos

2 de mayo de 2017

En abril y mayo las lluvias son inevitables y, aunque a muchos les amargue sus paseos, nosotros queremos recordar sus beneficios para la ciudad y algunos consejos que nos permitirán montar en bicicleta sin preocupaciones.

Fotografía de Lauren Ellis

Las ciudades como Barcelona suelen tener problemas para regular los niveles contaminación. Un elemento clave para esta regulación es el agua de la lluvia, ya que disminuye las partículas contaminantes del aire y nivela la temperatura.

Además, si la ciudad es sensible a los beneficios de la lluvia, puede aprovechar otras propiedades. Con la lluvia se puede generar energía eléctrica para iluminar la ciudad. Podemos regar nuestras plantas y cultivos y facilita la vida de la fauna cercana. Y a nivel de consumo doméstico se puede aprovechar esta agua para llenar depósitos y cisternas.

Si todas estas ventajas no te suben el ánimo en los días lluviosos, prueba a salir a pedalear. Un equipamiento adecuado: ropa y calzado impermeables y llamativos que facilite la visibilidad a los conductores de otros vehículos; una bicicleta a punto, neumáticos marcados, cadena limpia y lubricada y unos buenos frenos; y todos tus sentidos en la carretera.  Tres elementos claves que te permitirán disfrutar de tus trayectos en los días lluviosos, mientras que los demás se estresan con el pesado e inevitable tránsito de estos días.

Al final, incluso echarás de menos estos días.

Ya estamos de vuelta al otoño y no queremos que dejes de pedalear por la ciudad

11 de octubre de 2016

Fotografía de Lauren Ellis

Aunque las lluvias pueden ser algo molestas, la temperatura que nos trae el otoño es perfecta para circular en bicicleta y aprovechar los fines de semana para hacer algunas salidas. Sólo hace falta que sigas algunos consejos de seguridad que no queremos dejar de recordarte.

Siempre debes ser una persona preparada

Llevar contigo un chubasquero cómodo (hay algunos que puedes ponerte por encima de los pantalones) y un buen calzado es imprescindible para circular en bicicleta, en particular, y para cualquier ocasión en que te pille el chaparrón de sorpresa. Así que guárdalos en una mochila cómoda para llevarlos a todas partes.

Acentúa la atención en las normas de seguridad

Cuando llueve desde dentro de los coches se suele perder visión, por eso es aún más importante llevar las luces delante y detrás de la bicicleta, acentuar tus señalizaciones y asegurarte siempre que los otros conductores están pendientes de tu próxima maniobra. Aunque parezcan muchas molestias, si vas en coche u otro vehículo, seguramente, tendrás los mismos problemas.

Y ¡por supuesto! No te dejes el casco en casa.

Fotografía de Briana Blum

Mejora al máximo tu adhesión a la carretera, ¡Que no te resbales!

Cuando llueve es la única ocasión en que podemos rebajar un poco la presión de nuestras ruedas (no te pases o puede que sufras un pinchazo). También es importante recordar que pasos de cebra y otras señalizaciones pintadas en la calzada pueden resultar peligrosamente resbaladizas, así que evita pasar por encima con tus ruedas y si lo haces que sea a poca velocidad. El aceite que pierden los coches sobre la calzada también es peligroso. Cuando llueve es fácil identificarlo, son las marcas multicolor que aparecen en el suelo.

Como os podéis imaginar, tampoco es muy aconsejable pasar por zonas con barro si no queréis llegar a la reunión de la primera hora de la mañana con toda la espalda decorada.

Si tienes estos tres consejos en mente ya puedes disfrutar de una de las mejores épocas para hacer deporte o para ir de un lado a otro evitando llegar sudado y como un tomate.

¡Disfruta del otoño en Barcelona o en cualquier otra ciudad!

Consejos para disfrutar de los días de lluvia con nuestra bicicleta resumidos en 3 puntos esenciales

bicicleta lluviaCon la llegada del otoño aumentan las lluvias, pero esto no debe ser una excusa para abandonar nuestra bicicleta en casa. Aquí van algunos consejos de seguridad para evitar accidentes y disfrutar también de la lluvia:

1. Equipamiento adecuado:

Empezando por tu ropa, ten a mano siempre un impermeable grueso,  si llevas una mochila, que sea suficientemente ancho para para cubrirla (también hay pantalones que puedes colocarte encima de los que llevas puestos; siempre es importante mantenerse seco para no llegar al destino con un resfriado.

Los pies también son importantes. ¡Que tu calzado aguante la lluvia sin problemas!

Además de impermeables, que tus prendas sean visibles. Recuerda que dentro de un coche a veces la visión es dificultosa. Procura que las luces de tu bicicleta funcionen correctamente, aunque sea de día y tú tengas visibilidad, ayuda a que los demás también te vean. Equipa tu bicicleta con un guardabarros delantero para mejorar tu visibilidad y uno trasero para que, por ejemplo, no lleguemos al trabajo con la espalda llena de barro.

2. Pon tu bicicleta a punto:

Puedes ayudar a una mejor adhesión a la calzada aflojando un poco la presión de las ruedas (¡Muy poco! Que sino correrás el peligro de pinchar) y comprueba que los dibujos estén bien marcados. Mantén la cadena limpia y bien lubricada y comprueba que tus frenos responden rápido.

3. Refuerza tu concentración en la carretera:

Acentúa la atención en las precauciones habituales: frenar antes de una curva y tomarla lentamente; dejar una distancia de seguridad con los demás vehículos.

Además, debes tomar otras de nuevas: evita los charcos y los bordes de la calzada (suele acumularse más agua); vigila con las señalizaciones pintadas de la carretera, en especial los pasos de cebra, y las marcas multicolor de la calzada, que son aceite de los coches, es fácil que nos hagan resbalar.

También es mejor evitar horas con menos visibilidad, cómo la salida y la puesta del sol, además de la noche.

Si sigues estos consejos podrás disfrutar de tu trayecto lluvioso y llegar a tu destino seco y calentito.