El presente y futuro de la bicicleta en Barcelona

11 de enero de 2017

A principios del mes pasado en 30 minuts, un programa semanal de la televisión autonómica de Catalunya, TV3, estrenó un reportaje titulado Torna la bicicleta -Vuelve la bicicleta- en el que se debatía el desarrollo y futuro de este vehículo en la ciudad de Barcelona.

“Es aprender las nuevas reglas del juego”, comenta Enric Batlle, arquitecto en Barcelona, mientras habla sobre la interacción entre bicicletas, peatones y vehículos a motor. Esta interacción, como nos muestra el reportaje, resulta un verdadero conflicto en Barcelona, sobre todo cuando se inaugura un nuevo carril bici.

Esta pieza informativa -que podemos encontrar en la web de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals– resulta clave para prever de la importancia que está cobrando la bicicleta en Barcelona. Además, exponen como ejemplo Copenhague, una ciudad que, ya en la actualidad, puede ser un reflejo de nuestra ciudad dentro de unos años si hacemos una buena transición de vehículos a motor a bicicletas.

Si en esta ciudad de Dinamarca tardaron cerca de 30 años en cambiar los hábitos de los ciudadanos para que cogieran la bicicleta, en la actualidad, según aseguran los expertos esta transición se puede hacer en 4 años. Esta cifra llama mucho la atención a políticos que pueden ver cumplidos uno de sus puntos electorales durante el período de su gobierno.

Algo muy interesante sobre esta transición, que también destaca el reportaje, es que alrededor del año 1910, cuando hubo una transición de las calles de Barcelona para incorporar el automóvil, ocurrió algo muy similar a los debates que hay hoy en día sobre las bicicletas. Estos también tuvieron que hacerse un sitio en las calles y las noticias sobre atropellamientos eran incesantes -cifras muchísimo más desorbitadas que las que conocemos hoy en día sobre la bicicleta-.

Seguramente, desde nuestro punto de vista, nada objetivo, no podemos dejar de ver la cantidad de puntos positivos que se exponen sobre la bicicleta. Por eso animamos a todo el mudo a echarle un vistazo y sacar sus propias conclusiones.

La bicicleta está aquí para quedarse, así que mejor si nos ponemos todos de acuerdo.

Evolucionando sobre ruedas

Pedalear en el día a día puede ser costoso, sobre todo cuando los problemas nos vienen en subida y el peso de estos nos empuja hacia atrás. Pero yendo sobre ruedas el esfuerzo se ve compensado y al final siempre tenemos una buena idea para cargar más cómodamente con el peso.

La rueda cambió la historia de la Humanidad hace más de 7.000 años en Mesopotamia. Milenios más tarde esta evolución se trasladó al transporte y la movilidad. Y, aunque hay algunos precedentes en Egipto, China o del mismo Leonard Da Vinci, se dice que fue el conde francés Mede de Sivrac en el París de 1791 quién dio el salto al celerífero, también llamado caballo de ruedas. A partir de aquí diversas innovaciones nos llevaron paso a paso hasta la bicicleta moderna que hoy conocemos.

Y es que este sencillísimo transporte es una fuente de innovación que cada día mejora para hacernos más cómodos y ligeros nuestros viajes.

Como dice el dicho: Mens sana in corpore sano. Para que nuestra mente siga trabajando en la evolución es importante mantenernos en forma. El ejercicio propicia la neurogénesis, lo que mejora nuestra capacidad de aprendizaje y con lo que podemos llevar mucho más allá nuestras ideas.

No le pongas palos a tus ideas y pedalea cada día más fuerte y más lejos. Y si este consejo no te convence, échale un vistazo a este divertido vídeo dirigido por Silvio Helbig y producido por The Shooting Gallery S.A.: