¿La mejor manera de disfrutar la primavera en Barcelona? Para nosotr@s, pedaleando tu bicicleta

26 de marzo de 2019

Fotografía de toodlingstudio en Pixabay.com

Aunque este invierno ha llegado y pasado desapercibido y nos ha regalado muchos viajes agradables por toda la ciudad, la primavera sigue siendo la época predilecta para viajar en bicicleta.

Días soleados sin bochornos

El calor puede ser un enemigo, incluso peor que el frío, para todos aquellos que nos gusta viajar en bicicleta. Disfrutar de una temperatura primaveral nos ahorrará el cansancio provocado por otras épocas del año e incluso nos puede llegar a regalar algún pequeño descanso estirados en la hierba de algún parque.

Colores que amenizan el viaje

Los colores que nos trae la primavera, no sólo los de todas las plantas y árboles que empiezan a florecer por todas partes, sino también los tonos cálidos del sol sobre los edificios. Si te gusta sacar buenas fotos de tus viajes, la luz de primavera, sin quemarte los paisajes como la del verano, les dará más vida a tus recuerdos.

El inicio de las festividades

Aunque cada estación tiene sus festividades y éstas siempre están presentes en la gran ciudad, durante la primavera se hacen más comunes las fiestas que se celebran en las calles con toda la comunidad, aprovechando el buen tiempo. Si lo que te interesa en tus viajes es conocer a fondo nuevas culturas, estas celebraciones son la mejor oportunidad.

No puedes negar que estos tres ingredientes son bastante apetitosos… 😉 Así que ya sabes, móntate en tu bicicleta y ¡a saborearlos!

Nos encanta ir en bicicleta por Barcelona

27 de septiembre de 2017en-bici-per-la-ciutat

El cambio de estación nos ha hecho reflexionar, porqué nos gusta tanto ir en bicicleta por Barcelona y aquí tenéis algunos de los motivos

Cualquier época es buena

El verano nos encanta. El turismo, las vacaciones, los paseos por la playa, el tapeo… En otoño se acaba el sudor, la montaña está preciosa y volvemos a empezar con las energías renovadas. Invierno, las vacaciones de Navidad, las escapaditas con la bici, la oportunidad de conocer lugares cercanos, las comidas calientes después de un buen día pedaleando… Y otra vez la vuelta a la primavera, a descubrir parques y senderos que están floreciendo, con el aire perfumado que nos llena los pulmones mientras hacemos ejercicio.

Mejoramos el buen rollo de nuestra ciudad

Marcarnos retos físicos, aunque sean tan sencillos como ir al trabajo en bici, mejora nuestra creatividad y producción a la hora de trabajar, “mens sana in corpore sano”. ¿Cómo no nos vamos a sentir mejor con nosotros mismos y con los demás, después de este crecimiento personal?

Mejoramos el medio ambiente en Barcelona

Por cada persona que se suma al pedaleo, un tubo de escape menos.

Si aún no te has decidido a pedalear por Barcelona, pruébalo, ¡no lo podrás dejar! 😊