La bicicleta: buen rollo para la atmósfera de Barcelona

10 de octubre de 2017

Fotografia de David Marcu – Fuente: Unsplash

Fotografia de David Marcu – Fuente: Unsplash

Levántate, toma algo rápido de desayuno, coge el coche, espera en el atasco, siéntate en tu silla y trabaja, coge el coche, espera en el atasco… ve a dormir. Levántate, toma algo rápido de desayuno, coge el coche, espera en el atasco, siéntate en tu silla y trabaja, coge el coche, espera en el atasco… ve a dormir.

De vez en cuando nos gusta recordarte que a veces nuestra sociedad nos empuja hacia una rutina insana, la cual no es buena para nuestra salud física, mental o atmosférica.

Si rompieras sólo con uno de los elementos de esta rutina, y, por supuesto, no puede ser una necesidad básica, podrías conseguir grandes cambies en tu vida. Por ejemplo, ¿qué cambiaríamos si cogiéramos la bici en lugar del coche?

“Te levantas, te cambias, desayunas y… coges tu bicicleta, disfrutas del airecito de la mañana y de las primeras caras soñolientas, tus músculos se van activando igual que tu mente y cuando llegas al trabajo aparcas en la misma puerta. Te sientas en tu silla de trabajo, pero esta vez motivado para las siguientes 8 horas”.

Escribimos esto hace 2 años, y desde entonces, las cosas han cambiado. Quizá tu eres una de esas buenas personas que han cambiado su rutina, mejorando tu vida y la de las otras personas. O, quizá, tu eres una de esas personas indecisas que ha visto cómo se creaba un nuevo carril bici cerca de su casa y ahora planeas si podrías o no podrías ir al trabajo pedaleando.

Pruébalo. Estamos seguros que con una semana yendo al trabajo en bici, no serás capaz de volver a tu antigua rutina.